Taller de Yoga Iyengar – «Cielo y tierra» – posiciones invertidas.

Las posiciones invertidas son un aspecto único de la práctica del yoga. Posición sobre la cabeza y la vela, a menudo, se comparan con la reina o madre de todas las asanas y, por lo tanto, con los símbolos que representan la fuente de la vida. La práctica regular de estas asanas afecta a todo el cuerpo, purificándolo y llenándolo de energía vital. Las asanas, por su acción integral, son un antídoto para los problemas de salud más comunes.

Como BKS Iyengar escribe en la «Luz del Yoga» sobre la vela: «(…) es uno de los mayores bienes dejados a la humanidad por los antiguos sabios». El yogui, gracias a la práctica de las posiciones invertidas, «siente armonía y felicidad interna».

Al observar el trabajo de la sección superior e inferior del cuerpo, las posiciones invertidas se pueden denominar como reverso de las posiciones de pie, debido a que la fuerza de la gravedad en nuestro cuerpo en ambos grupos de asanas es opuesta. Esta parte del cuerpo, que se encuentra en la parte inferior como una base, tiene más elemento de tierra. Mientras que la que está en la parte superior, sin perder contacto con el suelo, tiene más elemento aire. La base en las posiciones de pie es la parte inferior del cuerpo, mientras que en las posiciones invertidas es la parte superior del cuerpo. Son, pues, como el anverso y el reverso.

Salamba-śirsasana ( sobre la cabeza), similar a tadasana (montaña), da forma y fortalece la postura correcta del cuerpo. Los músculos cervicales y dorsales, así como los músculos de los hombros y del trapecio, se fortalecen mientras hacemos estas posiciones. El mantenimiento consciente de la tensión de las piernas en la posición, mantiene la circulación de la sangre en todo el cuerpo. La práctica regular de pararse en la cabeza y la vela crea una sensación de equilibrio y gracia del cuerpo.

Las posiciones invertidas mejoran la circulación sanguínea.

Gracias a la inversión de la posición natural, la sangre de las venas fluye al corazón sin esfuerzo. La bajada de sangre de acuerdo con la fuerza de gravedad alivia y limpia las venas de las extremidades inferiores, evitando el estancamiento de la sangre.

La presión y el peso de los órganos abdominales sobre el diafragma ejercita este músculo fortaleciéndolo y, además, provoca un masaje cardíaco. Según lo confirmado por la ecografía, a pesar de la inversión del cuerpo, la sangre fluye constantemente a las piernas.

Una mejora significativa en la circulación cerebral resulta en la entrada de sangre fresca al cerebro. Mejora la perfusión cerebral, previniendo ictus isquémico, demencia y apoplejía. Esto sucede sin un aumento de la presión arterial. Los órganos de la cabeza se bañan en la sangre como una esponja mientras que las vías respiratorias superiores se drenan, y desbloquean la nariz y los senos paranasales.

Los órganos abdominales caen sobre el diafragma, lo que alivia  tensión sobre ellos. Se elimina el exceso de gases del estómago y el colon y la comida se absorbe mejor , se mejoran los movimientos intestinales. Se reduce el riesgo de desarrollar hernia abdominal y pélvica.

En las posiciones invertidas, el suministro de sangre a los órganos reproductivos también aumenta, gracias a eso, se detienen las tendencias a las atrofias de estos órganos. En las mujeres, tratan la menstruación dolorosa y demasiado pesada y en los hombres previenen la hipertrofia de la próstata.

La influencia de las posiciones invertidas para el sistema nervioso humano no puede ser ignorada. Armonizándolo y lo calmando, al mismo tiempo, lo que mejora su eficacia.

Durante las posiciones invertidas, el cambio en el flujo de la señal nerviosa y la relajación simultánea hacen que todo el sistema nervioso se regenere. Estas posiciones inhiben los cambios neurológicos adversos del cerebro que aparecen en el proceso de envejecimiento – esto hace que nos  sintamos bien externamente e internamente.

Como podemos ver, la práctica del yoga nos abre los beneficios extraordinarios de hacer posiciones invertidas. En este taller, combinaremos la práctica de posiciones de pie e invertidas, mirando sus conexiones como anverso y reverso. Debido a las muchas variaciones posibles de las posiciones y a la preparación del cuerpo, el taller tendrá dos partes con un descanso para un almuerzo ligero. El taller está dedicado para personas con una práctica mínima de yoga de 3 meses. Las personas con problemas de la columna y del cuello pueden participar.

Plan de taller:

  • 10.00 – 12.00 – práctica de asanas que aumentan la energía.
  • 12.00 – 14.00 – práctica de asanas y pranayama

El taller será dirigido por Magdalena Tomaszewska

Taller de Iyengar Yoga se llevará a cabo en
CENTRO DE YOGA MADHUVIDYA,
Calle Perdomo 44, Las Palmas

695 245 243
669 013 758
Aportación: 30 €