Yoga facial
Practica para la salud no solo para la belleza.

La cara es una parte muy importante de nosotros mismos. Es nuestra presentación al mundo. Desde ella la apariencia y las expresiones faciales a menudo dependen de cómo somos percibidos.

Salud desde el movimiento

La esencia de la salud para el cuerpo es el movimiento. Lo entendieron hace miles de años, antiguos yoguis que practicaban asanas, movilizando sus cuerpos en esfuerzos controlados. La ciencia moderna ha demostrado en muchos aspectos la validez de movimiento. Sin embargo, no se necesitan miles de años o una investigación profunda para notar un mejor estado de ánimo después de un buen entrenamiento. La fatiga pasa y queda la satisfacción y el bienestar.

Combinamos sentidos y conciencia corporal en la práctica del yoga. Al ubicarnos en las asanas, movilizamos todos los sistemas anatómicos: el sistema esquelético, los músculos, el sistema nervioso, circulatorio, respiratorio o el sistema excretor. Profundizando en la práctica, nos conocemos mejor. Sabemos cómo funcionan las manos y los pies, los brazos, las piernas, los músculos abdominales, sentimos la estructura de la espalda. Sin embargo, a menudo nos olvidamos de una parte extremadamente importante del cuerpo: nuestra cara. Cuando, durante el esfuerzo, no hay tiempo suficiente para controlar lo que nos está sucediendo en la cara, a menudo adopta una expresión extraña, acumulando tensiones liberadas del resto del cuerpo.

Complicado sistema muscular por encima del cuello.

La estructura de la cara es complicada, está en capas. Más profundos tenemos los huesos craneofacial. Las siguientes capas son la fascia, los ligamentos, los músculos, la grasa y la piel, que se entrelazan, se conectan y se cruzan. La estructura principal de la cara son los músculos faciales. Es una estructura única. La función normal de los músculos unidos a diferentes huesos es su contracción, gracias a la cual podemos flexionar la rodilla, mover el dedo. Los músculos faciales tienen una función ligeramente diferente – expresan emociones. Sus característica inusual es que están unidos al hueso solo en un lugar. El otro extremo está unido a la piel. Entonces, cuando el músculo se contrae, tira de la piel, no del hueso. Para complicarlo aún más, por ejemplo las esquinas de la boca no son elevadas por uno sino por varios músculos.

¿Cómo funciona el yoga facial?

La práctica del yoga facial consiste en crear nuevas conexiones nerviosas que le permitan sentir y controlar los músculos individuales. El efecto de realizar una serie de ejercicios es equilibrar el trabajo de los músculos faciales. Algunos de los ejercicios liberan una tensión excesiva, otros aumentan la tensión. La acción y los efectos del Yoga Facial fueron investigados por científicos de la Northwestern University en Chicago.

¡Publicada este año los resultados de sus investigación indican, que el grupo de control de mujeres (approx. 50 años) después de solo 20 semanas de ejercicio diario se veía 3 años más joven!

 

“Los ejercicios aumentan y fortalecen los músculos faciales, gracias a los cuales la cara se vuelve más firme, más tonificada y adquiere una forma más joven” –  dijo Murad Alam, vicepresidente y profesor de dermatología de la Northwestern University.  El profesor Alam también dijo que estos ejercicios pueden convertirse en una alternativa “barata y no tóxica” a la cirugía estética invasiva.

Yoga Facial Las Palmas Magdalena Tomaszewska

Como todas las partes de nuestro cuerpo, nuestra piel cambia inevitablemente con la edad. P

ierde elasticidad y volumen, aparecen líneas finas y arrugas, pierde suavidad y tensión, se afloja y cae. Los cambios, en gran medida, son causados por el adelgazamiento de los parches grasos que se encuentran entre la piel y los músculos.

“La capa de grasa se compone de estos rompecabezas – como almohadillas de grasa que se entrelazan y crean la forma de la cara como piezas de un puzle unidas por juntas o pequeños huecos. Con el tiempo, estos huecos se vuelven más delgados y se deslizan hacia abajo, creando espacios más profundos y pérdida de volumen en la cara, “ – dijo el profesor Alam.

Aplicando la práctica de Yoga Facial, este proceso puede demorarse y cualquier deficiencia en la estructura del tejido adiposo llena los músculos activos.

La buena apariencia no lo es todo.

Yoga Facial Las Palmas Magdalena Tomaszewska

Alinear arrugas y elevar los contornos faciales, o la piel firme y luminosa no son los únicos efectos notorios del Yoga Facial. Los ejercicios estimulan el sistema nervioso. Por lo tanto, pueden ser un excelente complemento en la rehabilitación de enfermedades que causan paresia o parálisis del área facial. El ejercicio de yoga facial se recomienda para personas que se hayan sometido a una parálisis del nervio facial. La parálisis conduce a deterioro de la función de los músculos de la cara. Dependiendo del grado de daño llega a ligero déficit motor o flaccidez muscular total del lado afectado de la cara. La parálisis puede ocurrir a cualquier edad, sin importar el género, muy a menudo sin una causa clara. También sucede que es una complicación, por ejemplo, después de enfermedades infecciosas, cáncer o después de una cirugía. A menudo se produce de forma espontánea. Un papel importante en el proceso de recuperación lo desempeñan, entre otros, los ejercicios de los músculos de la cara, masaje y estimulación neuromuscular, y esto está incluido en sesiones de Yoga facial. Cuanto antes se inicien los ejercicios y la terapia, vuelven antes las funciones perdidas.

La falta de control total sobre los músculos faciales también puede ser desencadenada por parálisis cerebral infantil. La rehabilitación de personas afectadas por esta patología, no es solo para niños sino para personas de cualquier edad. A una edad posterior, la estimulación adecuada del aparato locomotor y del sistema nervioso ayudan a mantener o mejorar su forma física. Enfocado al trabajo en el área de la cara, Yoga facial es muy útil para recuperar el control sobre la mímica.

Problemas de control, parálisis, partes de la cara también afectan a las personas que han sufrido un derrame cerebral. La rehabilitación adecuada y regular le permite recuperar la eficiencia total en casi la mitad de las personas que se han sometido a una fase aguda de accidente cerebrovascular.

En el caso de cualquier enfermedad, recuerde consultar con la persona que supervisa la rehabilitación, si las actividades adicionales no interferirán con el proceso.

Independientemente de cuál sea el objetivo de yoga facial, debe practicarse con un instructor. Y, como la investigación ha demostrado, su eficacia en la mayor medida, como en el hatha yoga, depende de la regularidad y la perseverancia.